Tras la subida de la leche, que sucede entre 2 y 4 días después de dar a luz, las recién estrenadas mamás pueden sufrir una ingurgitación mamaria. Se trata de una serie de molestias en el pecho que pasan por inflamación considerable de las mamas, dureza e incluso dolor. Como consecuencia de ello los bebés no pueden agarrarse bien al pecho.

Si esto sucede, ante todo, ¡tranquilidad! Muchas mamás la padecen y con unas sencillas recomendaciones lograrás superar este primer momento de dificultad. Es importante actuar cuanto antes para prevenir posibles mastitis y para facilitar que el bebé mame.

¿Qué hacer ante una ingurgitación mamaria?

  • Debemos poner al bebé al pecho cuanto antes para que succione y vaya liberando un poquito la presión. Consulta con tu matrona o con una asesora de lactancia, ya que puede que sea necesario aumentar el número de tomas. Ten en cuanta que la lactancia a demanda debe ser un poco guiada en los primeros días, especialmente si los bebés son muy dormilones. No está demás animarles un poquito a comer. De este modo la presión de tus pechos se irá aliviando al tiempo que estimulará la producción de leche.
  • Si aún así no te sientes aliviada se aconseja sacar un poco de leche, a ser posible de forma manual. El sacaleches podría ser más efectivo pero, por el tipo de succión que realiza, puede hacer más daño que beneficio.
  • Para ayudarte se recomienda realizar la presión inversa suavizante. Puedes hacerlo tú misma y es muy efectiva. Se debe realizar antes de poner al bebé al pecho, preferentemente en posición tumbada boca arriba. Para realizarla coloca los dedos índices y anular de las dos manos en el pecho, a ambos lados del pezón, de tal manera que los dedos corazón estén a la misma altura del pezón, ligeramente flexionados. Una vez alineados debes ejercer presión hacia abajo. Realiza esta presión durante varios minutos antes de poner al bebé a mamar. Irás notando que la dureza va cediendo. Con la zona de la areola más blandita el bebé podrá engancharse mucho mejor.
  • Ponte frío en las mamas, pero evita ponerlo en la areola.
  • Si tienes dolor o muchas molestias puedes tomar antiinflamatorios. Si tienes dudas sobre su compatibilidad con la lactancia, recuerda que puedes consultar en la web e-lactancia.org.
  • Si a pesar de estas recomendaciones la ingurgitación no cesa o sientes molestias durante las tomas, consulta tu matrona o una asesora de lactancia para que puedan evaluar la postura del bebé al mamar, entre otras cosas.

Y recuerda que estas molestias iniciales irán cediendo con el paso de los días para dejar paso a momentos únicos junto a tu bebé. ¿Has sufrido de ingurgitación mamaria? ¿Nos cuentas cómo conseguiste superarla?

Productos Suavinex

  • 
Bolsas de almacenaje de leche materna
    Bolsas de almacenaje de leche materna Las bolsas de almacenaje de Suavinex son desechables, están pre-esterelizadas y con una capacidad de 180ml aproximadamente. Estas bolsas permiten conservar herméticamente la leche materna recién extraída en el frigorífico o en el congelador. Están pensadas para apilarse unas encima de otras, ya que el ahorro de espacio a la hora de almacenar es muy importante.
  • Discos absorbentes
    Discos absorbentes Los discos absorbentes de Suavinex recogen las pérdidas de leche preservando el pecho de la humedad y manteniendo su equilibrio natural. Son extrafinos, por lo que son imperceptibles bajo la ropa; desechables, con banda adhesiva y vienen en cómodas bolsitas individuales de dos unidades. Estos discos absorbentes poseen una de las mejores transpirabilidades del mercado y están fabricados con celulosa proveniente de bosques sostenibles.
  • Extractor de leche eléctrico
    Extractor de leche eléctrico Su sistema de doble regulación, único en el mercado, permite ajustar tanto la frecuencia de succión como la intensidad del vacío, consiguiendo un control total sobre la extracción. Este sistema permite comenzar por una succión muy suave e ir aumentando en frecuencia.
  • Pezoneras de silicona
    Pezoneras de silicona Las pezoneras de silicona de Suavinex están pensadas para utilizar cuando se producen irritaciones o grietas en los pezones. Además, protegen sin molestar en absoluto al bebé. Son de gran ayuda también cuando la madre tiene los pezones planos, retraídos o invertidos, ya que se acoplan perfectamente al seno, facilitando el agarre y la succión del recién nacido. Además, se adaptan a cualquier talla de pecho.
3 Comments
Yo no conseguí superarla, me tuvieron que cortar la leche y llevar más de una semana el pecho vendado con antiinflamatorios y hielo
vanessa
A mi me recomendaron unas pezoneras y fue mano de santo
Lourdes
Gracias a las auxiliares del hospital donde di a luz que me ayudaron con bolsas de calor y recomendándome que me sacara leche a mano. Para que el bebé agarre el mejor truquito que me dijeron era sacar unas gotas de leche y dejarlas en el pezón para que el bebé note el sabor y entonces agarra bien.
Blanca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *